Blog en construcción. Cada día más y mejor!



Un blog para mujeres de carne y hueso, un espacio para pensar, un lugar para el encuentro con la verdadera historia.

"PORQUE TODO COMIENZA CUANDO DOS MUJERES SE JUNTAN Y EMPIEZAN A HABLAR"

Cuando tu padre abusa de ti y la mayoría de jueces lo apoya


En un aula de niñxs la maestra pide que dibujen una tortuga, una nena dibuja un pene y afirma “es la tortuga de papá”. Otra niña llega a casa y le dice a su mamá que tiene que lavar el pito a papá con la boca “para que quede bien limpio”. M. le pidió a su madre que por favor no la dejará con papá más “que la tocaba” y el juez le quitó la custodia a su madre por negarse a dar a su hija al abusador.

Como señala Inés Hercovich, en la mayoría de los casos, una violación no tiene nada que ver con lo que imaginamos “Son muy pocas las ocasiones en las que un desconocido sale de las sombras en un callejón sombrío y ataca a una mujer, cuchillo en mano” 

Somos violadas por nuestros amigos o conocidos, pero sobretodo y la mayoría de las veces por nuestros maridos, novios y progenitores.

De tal manera, que el estrecho vínculo se alía con la creencia patriarcal del eterno permiso del macho sobre nuestros cuerpos y el acuerdo de una sociedad de larga trayectoria misógina en que nosotras “provocamos” y cuando no, que “exageramos”. Así es como día a día, pasa de largo y normalizado el abuso sexual de nuestros cuerpos. 

En el caso de ser una niña, y que el abusador sea su “padre”, se suma el añadido, al ser menor, de que se pondrá en duda su palabra. Alegando el Síndrome de Alienación Parental, anteriormente llamado Síndrome de la madre maliciosa. Su inventor Richard Gardner, un psiquiatra acusado de pederastia. Un síndrome que la Organización Mundial de la Salud no reconoce, pero que es usado a diario en juicios para no escuchar a los y las menores que piden ayuda a gritos. 

En la mayoría de los casos,la menor se lo dice a su madre. Su madre termina siendo punto de mira del juez ante la posibilidad de estar manipulando a la menor (SAP), el abusador queda libre y con su regimen de visitas intacto. En muchos casos, la madre se niega a dejar a su hija en manos de su abusador y se niega a cumplir el regimen de visitas, entonces se inicia un juicio para que la madre pierda la custodia de su hija. 

En Junio de 2016 se mediatiza un caso, se trata de una niña de 9 años. La cual llevaba denunciando abusos sexuales dos años, de igual forma, la seguían obligando a ver a su padre. El juez obvia frases del padre acusado como “prefiero verla muerta, que no verla”. La niña con todo perdido decide arriesgarse a ganarlo todo, se esconde una grabadora en un calcetín y graba cuando su padre declara que la toca y le ordena que “apechugue”y donde se corrobora que sus abuelxs son cómplices. La sociedad se escandaliza ante esta realidad y sin embargo esto pasa todos los días, solo que las menores no lo graban, sólo que las madres pierden sus custodias y las niñas su infancia. Actualmente, en estos días, una jueza imputa a su madre por negarse a cumplir el regimen de visitas. 

Como afirma Eva Giberti “Lamentablemente la mayoría de los jueces no ha estudiado lo que significa el patriarcado como hecho político y por eso padecen los peores prejuicios machistas que les impiden investigar y sentenciar como correspondería” 

¿Es la misma sociedad que se escandaliza ante lo sucedido a esta heroína de 9 años, la que acepta y habla de un síndrome falso para cuidar a pedrastas?, ¿La misma que se escandalizaba en junio la que ahora no apoyará a la madre?, ¿Es la misma que culpabiliza a las víctimas de violación?, ¿La misma que olvida que lxs niñxs no mienten?, ¿y/o la que habla del derecho de ser padre ante personas separadas de sus madres por violentos físicos y sexuales? 

Es muy probable, que en gran parte así sea, por eso nuestrxs niñxs siguen gritando auxilio, siguen encarando este tipo de realidades, y sin embargo siguen desamparadxs y abusadxs.

Campaña #ESCRAMACHO. 25 de Noviembre Día Contra la Violencia Machista




Compañeras, si algún día me matan, les pido algo: no difundan mi foto, mi historia y qué hice en los últimos momentos de mi vida. O si quieren, háganlo a modo homenaje y para que yo no quede en una mera cifra. Pero sobretodo y ante todo, difúndalo a él, hablen de él, pongan el foco en él, en el femicida. 

Nuestra primera causa de muerte en el mundo es la violencia machista. Una sociedad sana y conciente debiera tener como respuesta inmediata el escrache de los femicidas, de los violadores, de los acosadores. Sin embargo, de ellos no hay ni rastro.

Ante un femicidio podemos preguntarnos por el femicida o hablar de la víctima y de su ropa, difundir el rostro del femicida o cuestionar la educación que la madre le dio a la víctima, generar espacios de autodefensa feminista o averiguar cuántos facebooks tenía, exigir medidas legales inmediatas o juzgar que la víctima se lo buscó por ir sola. 

Para decir "Ni una menos" es necesario dejar de ser cómplices.


#Escramacho




Campaña #ESCRAMACHO. 25 de Noviembre Día contra la Violencia Machista




Compañeras si algún día me matan, les pido algo: no difundan mi foto, mi historia y qué hice en los últimos momentos de mi vida. O si quieren háganlo a modo homenaje y para que yo no quede en una mera cifra. Pero sobretodo y ante todo, difúndanlo a él, hablen de él, pongan el foco en él, en el femicida. 

Nuestra primera causa de muerte en el mundo es la violencia machista. Una sociedad sana y conciente debiera tener como respuesta inmediata el escrache de los femicidas, de los violadores, de los acosadores. Sin embargo, de ellos no hay ni rastro.

Ante un femicidio podemos preguntarnos por el femicida o hablar de la víctima y de su ropa, difundir el rostro del femicida o cuestionar la educación que la madre le dio a la víctima, generar espacios de autodefensa feminista o averiguar cuántos facebooks tenía, exigir medidas legales inmediatas o juzgar que la víctima se lo buscó por ir sola. 

Para decir "Ni una menos" es necesario dejar de ser cómplices.


#Escramacho




¿Si no me nombras, no existo? Una necesidad y un acto de justicia.


"La niña, que siempre la llamaron niña, cree que sólo es una niña si se dirigen a ella como tal: niña siéntate, niña cállate, niña pórtate bien, niña no digas eso, niña ven.
Un día la profesora dice: «los niños que hayan acabado el ejercicio, que salgan», ella no se mueve.
— ¿Por qué no sales?
— No, como dijo los niños...
— ¡Niña!, cuando digo los niños es todo el mundo, tú también.
Ella sale y piensa: cuando dice los niños también soy yo; y cuando vuelve del recreo, dice la profesora: «los niños que se quieran apuntar al fútbol que levanten la mano», ella la levanta.
«¡Qué no, que dije los niños!». Y claro, ella piensa: ¿niños no es todo el mundo?
Desde ese momento estás preparada para contestar a lo que te echen, tú ya sabes que a veces eres “los niños” porque es genérico, pero a veces no eres, porque es específico, son solo los niños varones. Ellos siempre están incluidos, nosotras, a veces.
Y yo digo que de ahí viene la famosa intuición femenina de pasarse toda la vida adivinando por el contexto ¿me estarán nombrando? ¿Estaré yo?".
Teresa Meana.

Mi violación, mi culpa

Buenos Aires, a 16 de septiembre de 2014, hace unos días una chica era asesinada por decir NO. Ella se llamaba Melina Romero. Yo estoy en el tren, hora punta, muchísima gente, toda en silencio. Un hombre me mira y me propone abiertamente tener sexo, le digo que NO, el tipo insiste, se acerca, y me pregunta que si estoy segura. La situación es violenta, la gente continúa... toda en silencio.
Evidentemente tuve mucha más suerte, era de día y estaba en un trasporte público, me defendí y no me pudo dañar. Sin embargo, su mirada me aseguraba que de habernos encontrado en otro lugar, a día de hoy la gente ya no estaría en silencio. Por el contrario, sería tema de debate cómo me visto, qué estudié, y qué publico en mi facebook.
De haberme encontrado con este hombre en otro lugar... Ahora todo el mundo opinaría que siempre estaba viajando, que era inestable, que fuí infiel un par de veces, que hablaba de sexo con cualquiera, que lo mismo me daba hombre que mujer, que era una viciosa, que incluso iba a encuentros de mujeres feministas y violentas, que salía por las noches los fines de semana como si fuera una pendeja alcoholizada, además me gustaba el teatro y la mala vida, y conocía a demasiada gente, nunca se sabía de qué. Mi vida estaba sin rumbo, como aseguró un diario tras el asesinato de Melina Romero.
Encontrarían conmigo, igual que encontraron con Melina, igual que con la chica violada en Málaga, igual que con Romina Tejerina, igual que contigo mujer que me lees, un centenar de "razones" por las que mi violación fue culpa mía.
La cultura de la violación es sostenida por todxs.
Es sostenida por la familia que dice que "su hijo no lo hizo", como ocurre en la actualidad con la violación múltiple de San Fermín. Es sostenida por la prensa cuando habla de "presunta agresión". Es sostenida por los hombres que se oponen a aceptar que todos son potenciales violadores. Es sostenida por el vídeo, foto o chiste que pasaste ayer por Whatsap mientras te cagabas de la risa. De la misma manera que es sostenido por ti cada vez que afirmas "no sé de qué grupos de hombres hablan, yo no tuve esa experiencia, y jamás los vi". Gracias Campeón.

Mujeres Haciendo Historia